El 2017 fue un año bisagra para la empresa.

El 2017 fue un año bisagra para Kona, la startup que brinda soluciones tecnológicas para empresas, que salió al mercado en 2014 de la mano de sus dos fundadores, Santiago Cotto y Diego Cibils.

Aunque del lanzamiento ya pasaron tres años, la compañía sigue considerándose una startup, según su CEO, Diego Cibils, quien el pasado viernes regresó de Estados Unidos, luego de recibir en nombre de Kona el Latin American Excellence Award de IBM, por el trabajo realizado con sus clientes en 2017, en proyectos construidos con Watson, el motor de inteligencia artificial de IBM. “Tenemos muchos clientes, casi todos trabajando con inteligencia artificial, automatización, entre otras tecnologías”, indicó Cibils.

Sin embargo, no fue el único paso que dio Kona en 2017, ya que ingresó al mercado argentino de la mano de IBM Argentina. Luego de cruzar el charco varias veces, concretar reuniones y mostrar las soluciones de negocios en inteligencia artificial, blockchain y tecnología para bancos, logró cerrar acuerdos con empresas argentinas, como el banco BBVA Francés y Río Uruguay Seguros.

“En Argentina hay muchas ganas de probar cosas nuevas, la gente quiere innovación, quiere lo último. Kona se posicionó en Uruguay como una empresa de innovación en inteligencia artificial y automatización, y en Argentina entramos con esa premisa”, comentó Cibils.

Presentación de Kona en Argentina, su nuevo mercado

Para instalarse en Argentina, Kona fue de las primeras empresas en utilizar la ley de emprendedurismo, que permite crear en 24 horas una sociedad con beneficios fiscales. Están instalados en el cowork WeWork en el centro de Buenos Aires, con dos personas trabajando actualmente.

“Pretendemos que Argentina sea el 70% de la facturación de Kona;hoy representa un 35%”

Diego Cibils, CEO de Kona

Según Cibils, la oportunidad se genera porque muchas empresas no saben cómo ingresar al mundo de la inteligencia artificial y la automatización. “Le pusimos fichas a ésto en 2014 y seguimos expandiéndonos. Empezamos siendo dos personas y ahora tenemos un equipo de 15”, indicó.

Nuevos productos para la gestión.

Recientemente, Kona lanzó un producto para la gestión del conocimiento en las compañías. “En las empresas grandes, con muchos empleados, el conocimiento está disperso en la gente, en los referentes de las áreas y las personas que muchas veces deja la organización”, explicó Cibils. Es por esto que la startup creó un chatbot que “conoce” sobre los procesos internos de la empresa (por ejemplo, cómo y a quién pedir días de licencia), y responde a los trabajadores.

“Estandariza los procesos internos y permite consultarlos vía chat, con audio y con texto. En lugar de trabajarlo con los clientes, se utiliza puertas adentro”, dijo el CEO.

Este producto ya lo están aplicando en empresas uruguayas y algunas argentinas. Según Cibils, los clientes tradicionales buscan la innovación en empresas jóvenes y no tanto en tradicionales. “Eso sucede por el tiempo, hay un momento en que se sabe que la innovación viene de la mano de empresas ágiles, más frescas. No acuden a la clásica empresa grande que le vende desde siempre, y quiere probar cosas”, explicó.

En el caso de los bancos, que representan la mayoría de los clientes de la startup, Kona trabaja codo a codo con las áreas de innovación, en una relación casi “de pares”. “Las relaciones parecen que son mas entre pares (con el banco y la startup), te permitís proponerle ciertos cambios. Se entiende que el mundo va tan rápido que no pueden quedarse atrás”, contó.

“Los bancos entendieron que en el mundo es probar y quedarse con lo que anda, al menos en áreas menos críticas que no afectan la operativa”

Diego Cibils

Rápido crecimiento

Kona inauguró nuevas oficinas en Sinergia WTC, con un espacio de 100 metros cuadrados exclusivos para la empresa, en donde trabajan 15 personas y consultores externos que colaboran en proyectos concretos.

El equipo de trabajo de Kona

“Nuestro plan no es crecer en gente. Eso significa que el valor de la compañía es la cantidad de gente que vos tenes, y a mí me gusta mucho mas el encare de tener productos que puedas vender muchas veces”, contó Cibils sobre los planes de la empresa. Consideró que el problema cuando una startup comienza a expandirse es que puede perder “agilidad y frescura”. “Tenemos que crecer pero mantener el hambre de la startup que es lo que nos caracteriza”, sostuvo.