Prensa

En la base de las apps

By 28/11/2014 No Comments

Con Kona Cloud, Diego Cibils y Santiago Cotto proponen una forma ágil de crear aplicaciones
Creaciones que facilitan la vida. Dentro de esa categoría podría entrar Kona, el emprendimiento que llevan adelante Diego Cibils (34) y Santiago Cotto (25). Se trata de una plataforma que ayuda a los desarrolladores a generar aplicaciones móviles.

En 2013, luego de asistir al encuentro de emprendedores tecnológicos TechMeetUP, Cibils y Cotto se plantearon hacer una plataforma para que les permitiera a ellos mismos ahorrar tiempo cuando tuvieran que crear una app. “Queríamos liberarnos de reinventar siempre la misma ruta”, destacó Cibils.

Al crear una aplicación siempre hay que programar basicamente lo mismo. Es así que crearon Kona Cloud, una plataforma sostenida 100% en la nube que permite automatizar todos los procesos posibles para así liberarse de esas tareas y dedicarse a lo visible de la aplicación.

La creación de los cimientos de la aplicación es, entonces, lo que facilita Kona. Construye aquello que no se ve en una aplicación pero tiene que estar bien para que la “edificación” no se “caiga”. La diferencia de estos cimientos es que tienen movimiento, porque permite que la aplicación funcione, y brinda servicios para que “corran” los procesos.

A partir de esa idea comenzaron a trabajar en un prototipo que testearon entre sus colegas y descubrieron que realmente tenía el efecto pensado. Con esa experiencia, este año decidieron jugársela y dedicarse por completo a este proyecto, dejando atrás la vida como empleados. Lanzaron oficialmente la plataforma el pasado agosto.

Una pata fundamental fue la devolución de aquellas personas que utilizaron la plataforma. “Si bien somos programadores necesitábamos que otros nos digan su punto de vista”, apuntó Cibils.

El emprendimiento permite que los developers desarrollen y ejecuten sus servicios desde cualquier punto y sin necesidad de gran infraestructura. Tanto Cibils como Cotto destacan que a través de Kona se puede hacer un backend (final del proceso) 10 veces más rápido permitiendo ganar tiempo y dinero.

Además, Kona está presente en el crecimiento de la aplicación ya que ayuda a sostenerlo. Para utilizar este servicio hay que registrarse, y una vez que el desarrollador interactúa con la plataforma y le empieza a ordenar lo que tiene que hacer comienza a generarse el backend de la aplicación. Kona interpreta y ejecuta, permitiendo generar un prototipo muy rápidamente.

Dejar todo
Una vez que Cibils y Cotto decidieron que dedicarían toda su energía a este proyecto, destinaron dinero ahorrado para subsistir durante los primeros tiempos. Dadas las circunstancias, Cibils pudo abandonar su trabajo un tiempo antes que Cotto.

Al principio trabajaron desde sus respectivas casas pero según comentó Cotto no lograba organizarse, por lo que decidieron instalarse en Sinergia Cowork apenas abrió sus puertas.

Inversión inicial
Los emprendedores no necesitaron dinero semilla para comenzar ya que lo fundamental eran horas de trabajo y mucha “cabeza”. Si bien necesitan de cierta infraestructura, no tuvieron que disponerla ellos sino que eligieron IBM como proveedor de servicios.

El costo que manejan por esto es considerablemente bajo, ronda los US$ 300. A los costos mensuales que Kona tiene se le suma el de las oficinas de Sinergia. Cibils destacó que para ellos un costo es el “vivir”, y es por eso que en ocasiones realizan trabajos en consultoría freelance.

Pero la relación de Kona Cloud con IBM no solo es de proveedor-cliente: la multinacional avala al emprendimiento y lo impulsa mundialmente. Cuando Cibils se presentó en las oficinas de IBM en Montevideo no se imaginó los resultados que ese encuentro podría generar. Durante la reunión hizo un demostración para exponer el potencial de su producto al gerente de Cloud de IBM SoftLayer (servicio utilizado por Kona), Gerardo Quincke. El ejecutivo se mostró entusiasmado y de la mano de la multinacional, el emprendimiento llegó como un caso de éxito a los medios norteamericanos, mercado al que apuntan como público objetivo, además del mercado local.

Backend as a service
El mercado de plataformas para aplicaciones como servicio en el mundo tiene empresas muy fuertes, pero según los emprendedores Kona es la mejor opción porque permite generar contenido.

La principal diferencia destacada por Cotto y Cibils es que su plataforma es flexible, extensible y totalmente en la nube.

El producto permite agregar módulos externos por parte del mismo usuario. Los emprendedores apuntaron que detrás de cada nuevo módulo hay una revisión y evaluación para mantener un estándar de calidad y el foco del producto.

“Somos abiertos pero cuidamos el producto. Además, si no hacemos foco no llegamos a ningún lado”, expresó Cibils.

Los otras plataformas que hoy se ofrecen en el mercado, según los fundadores de Kona, son sistemas cerrados: cuando se realiza un backend y se llega al límite de módulos ofrecidos hay que programar nuevamente toda la aplicación fuera de esta plataforma, lo que lleva a perder tiempo y dinero.

Detectado este problema es que los emprendedores de Kona creen fundamental mantener su principal característica y para ello es básico el feedback con los usuarios. “Lo importante es escuchar”, destacó Cotto. Para los emprendedores la continua evolución en base a la comunidad es otro diferencial.

De todas formas, prefieren perfeccionar el producto antes de agregar módulos nuevos, no quieren un producto cargado que no permita una buena usabilidad.

Las oportunidades que brinda estar 100% en la nube son varias, desde el acceso desde cualquier computadora a la elasticidad que habilita crecer en la medida que se necesita a bajo costo.

El sistema de pago de la plataforma también es algo a destacar: se abona según el uso.
Este sistema es muy útil para el desarrollador porque no genera un cargo fijo mensual ni una inversión inicial considerable.

Con el modelo de negocio utilizado (Freemium), se puede usar de forma gratuita hasta que se supera determinado límite. A partir de allí se cobra.
Para calcular lo que se la va a cobrar al usuario suman una serie de variables: interacción con la plataforma, procesamiento de datos y su almacenamiento.

Ligas mayores
Los emprendedores de Kona tienen claro su objetivo desde el primer momento: llegar a estar en el top 10 de los proveedores de backend as a service del mundo. Para esto trabajan incansablemente. Hoy en día están presentes en Estados Unidos (Texas) y en Holanda.
Luego de casos de difusión de información confidencial en Estados Unidos, existe más preocupación por la seguridad y privacidad de los datos.

La ventaja que tiene que los datos estén en Europa es que se rigen por las leyes de la unión europea y el tráfico de datos es directo, mientras que si se utilizan los servidores ubicados en EEUU desde otro lugar estos pasan por varios canales hasta llegar a destino.
Aún no están generando estrategias de marketing que apunten al mercado europeo pero está en los planes. Hoy se centran en el mercado local y en EEUU.
El reto es seguir creciendo y alcanzar a jugar en las ligas mayores.

Incubados

Kona Cloud fue seleccionada por la incubadora de Sinergia, que provee desde capital hasta mentores para poder ayudar a potenciar la startup. Los emprendedores consideraron que la incubación “es un filtro que valida el negocio y da respaldo para con los inversores”. Los fundadores de Kona ya estaban trabajando en Sinergia, donde encuentran un ambiente colaborativo que permite que “germinen muchas ideas”. “Te encontras con gente que puede ser tu cliente o tu proveedor”, destacó Cotto. A pesar de ser un ambiente de gran libertad, los propios emprendedores definieron tener un horario cuasi de oficina.

Fuente: https://www.elobservador.com.uy/en-la-base-las-apps-n293038